El Piave es un queso italiano con Denominación de Origen Protegida (DOP) producido en los valles de los Dolomitas en la provincia de Belluno, la parte más septentrional de la región Véneto (Italia).
La leche que se utiliza para la producción del Piave DOP proviene exclusivamente de la provincia de Belluno y se produce en más de 200 establos en los que los animales se alimentan de forraje local rico en inflorescencias que atribuyen a la leche particulares características organolépticas.

El queso Piave se propone en los siguientes períodos de maduración:

Piave Fresco (20/60 días): queso de pasta cocida, con estructura compacta y un gusto delicado y placentero. Su olor recuerda al yogur o a la leche y su gusto es más bien dulce.

Piave Mezzano (61/180 días): queso de pasta cocida compacta sin agujeros. El gusto es agradable y fuerte, poco salado; el olor recuerda mucho a la leche pero también al yogur; al paladar resulta un queso con gran solubilidad.

Piave Vecchio (más de 180 días): queso duro con pasta cocida compacta con estructura friable y soluble; el gusto fuerte y un poco afrutado, nada picante, lo denota como un queso único e inconfundible.

Piave Vecchio Selezione Oro (más de 12 meses): el queso Piave alcanza su máxima expresión después de un proceso de maduración de al menos un año, que es cuando la estructura se vuelve más friable y el gusto pleno. Su característica es que permanece siempre dulce, nada picante y con un gusto muy intenso, característica de las curaciones más avanzadas, con fuerte resistencia en el paladar.

Piave Vecchio Riserva (más de 18 meses): gracias a una elaboración que se ha transmitido en el tiempo a través de generaciones de queseros, el Piave Viejo Reserva contiene en sí una particular nota que lo hace absolutamente inconfundible. Este proceso de maduración se aplica sólo a un número limitado de quesos.


El queso se presenta en forma cilíndrica con un diámetro de 27/32 cm y una altura de los cantos (los bordes externos) de 7/8 cm; el peso varía dependiendo de la maduración; 7.0 kg aprox. el Piave Fresco, 6.5 kg aprox. el Piave Mezzano, 6.0 kg aprox. el Piave vecchio, 5.8 kg el Piave Vecchio Selezione Oro e 5.5 kg aprox. el Piave Vecchio Riserva. La corteza, tierna y clara para la variedad fresco, aumenta de espesor y consistencia a la vez que la maduración, llegando a ser dura y de un color ocráceo en las variedades Vecchio y Vecchio Selezione Oro. La pasta, compacta y sin agujeros, es muy clara en la variedad fresco y adquiere un color paja más intenso en las maduraciones más largas en las que la pasta pasa a ser más friable, característica típica de los quesos para rallar.

Calidad y Valores Nutricionales

El Piave DOP, típico queso de las montañas de Belluno (Italia), representa un producto de importante valor. El contenido nutricional por 100 gr de producto varía en relación al grado de maduración del mismo: en el piave Vecchio el contenido potreínico por ejemplo, es de aproximadamente 26 gr, las grasas 35 gr mientras el valor energético es de 452 kcal.
Fresco o curado, el queso Piave constituye un alimento sin igual, de alto valor energético y fácil de digerir, llevando importantes elementos nutritivos imprescindibles a cualquier edad. Su consumo representa así un hábito alimenticio ya consolidado para muchos consumidores que quieren una dieta sana y equilibrada sin renunciar al gusto de la tradición. Es, de hecho, un producto genuino por los ingredientes naturales que lo componen que son esencialmente leche fresca seleccionada, fermentos lácteos autóctonos, cuajo y sal; es un producto completo según el perfil nutritivo porque contiene aminoácidos esenciales, calcio y fósforo; se digiere con facilidad ya que durante el proceso de maduración se producen modificaciones bioquímicas que producen a su vez grasas y proteinas facilmente asimilables, y por último decir que es un producto muy tolerante a las alergias porque tiene baja concentración de lactosa debido a que se ha ido degradando durante los procesos de fermentación.

Como reconocerlo

Comprueba el origen del producto comprobando que  el nombre “Piave” esté escrito en toda la corteza (borde externo) en vertical y con la tipografía alternada.
Cada queso tiene que tener el lote de producción que permita la identificación del día, el mes y el año de producción. El número del lote tiene que estar impreso en la corteza o en una de las bases. En la otra base del queso aparece una etiqueta en la que se encuentra el nombre del producto, el tipo y la nombre del productor.